Home Page About Us Contact Us Mission
Earthly Thoughts English Article Our Publications Our Products
Spanish Article
Photo of the Cathedral of Havana
(c) Cathy Griffin by permission.

Un punto de vista © 1996

Usted y yo no somos iguales

Por Paul V. Montesino, PhD, MBA, ICCP

En caso de que se haya perdido el título de este artículo, déjeme repetirlo: usted y yo no somos iguales.

Por supuesto, antes de meterme en agua caliente, permítanme explicar lo que quiero decir. No estoy diciendo que somos o merecemos ser diferentes en la escala de valores humanos. No estoy diciendo que sea mejor que usted o que usted sea peor que yo. Todo lo que digo simplemente es que somos... sí, diferentes.

Tengo dos hijos adultos y juntos tienen cinco de los suyos. Siempre he dicho que no quiero que mis hijos, y ciertamente no mis nietos, sean mis copias de carbón. Quiero que sean diferentes. Tengo habilidades y virtudes que son únicas para mí y quiero aportarlas al mundo donde y mientras vivo. Quiero que mis hijos hagan lo mismo con sus habilidades y virtudes, que no ofrezcan un juego refrito de las mismas habilidades y virtudes que tengo. Esto significa que el mundo disfrutará de la diversidad de nuestras diferencias, no de la similitud y monotonía de nuestra igualdad.

Desafortunadamente, hay algunos en este mundo que no sólo piensan que los otros no son iguales a ellos por una razón diferente y traducen esa desigualdad en inferioridad. Tal vez el color de la piel, el acento del idioma que se habla, el origen nacional o cuando se llevó a cabo ese origen, su estatus migratorio y por qué eligió emigrar, sin darse cuenta de que la migración es sobre el destino, no su origen, la educación, la religión, el género, la orientación sexual, los recursos económicos, lo que sea. El Diccionario de la Desigualdad está lleno de adjetivos.

La noción de las diferencias de las que hablo se expresa en nuestros contactos diarios, en nuestra política, en nuestros medios de comunicación y en nuestras decisiones en la urna. Parece que en estos días los Estados Unidos está en manos de diferencias destructivas y no de similitudes constructivas. No estamos dispuestos a reconocer en otros las características como seres humanos que queremos para nosotros mismos, porque nuestras creencias filosóficas son demasiado estrechas, basadas en los peligros percibidos que creemos que enfrentamos por su mera presencia.

En lugar de usar todas las oportunidades para tratar con esas personas diferentes para apreciar lo que sus diferencias contribuyen a la calidad de nuestras vidas, desperdiciamos esas situaciones como una oportunidad para enriquecer nuestra existencia e intercambiar con ellos algunas de las habilidades y virtudes que todos podemos llevar al plato.

Por supuesto, no somos iguales, tampoco deberíamos serlo. Usted y yo somos una pequeña pieza de un gran rompecabezas multicolor que se combina en una vida mejor. Dejemos que mi diferencia y la suya vivan la una al lado de la otra. Quién sabe, adoptar mutuamente nuestras diferencias podría hacernos mejores seres humanos y este lugar donde vivimos un mundo mejor. La reciente celebración de Pascua de Resurrección que disfrutamos fue un momento de alegría y renacimiento. Esta podría ser una buena oportunidad para aprovecharlo.


Website Builder