Home Page About Us Contact Us Mission
Earthly Thoughts English Article Our Publications Our Products
Spanish Article
Photo of the Cathedral of Havana
(c) Cathy Griffin by permission.


Un Punto de Vista © 1996
Separando la Iglesia del Estado

Por Paul V. Montesino, Ph.D.

 

Después de aparecer con mis puntos por más de veinte años, estoy seguro de que no tengo que repetir o probar mi creencia en la separación entre la Iglesia y el Estado, un conflicto que pensé había sido resuelto hace mucho tiempo con nuestra Constitución, pero obviamente no.

A lo largo de esos años, he visto muchas versiones de la polémica. Podemos comenzar con los argumentos a favor de la oración en las escuelas. La lucha no tiene nada que ver con orar. Realmente significa oración cristiana, las otras versiones religiosas condenadas al infierno, perdón por el adjetivo teológico. Además, la ley es la ley. 

Podemos continuar con las batallas siempre en marcha entre pro vida y pro-escoger en lo que se refiere al aborto. Me opongo al aborto, y he comportado toda mi vida en mis relaciones con el sexo opuesto basado en esa creencia. Pero también sé que no tengo la mente o el cuerpo de una mujer dentro de mi mente y el cuerpo de hombre y nunca sería capaz de entender por qué abortar o no a mi propio hijo si yo fuera una mujer embarazada, particularmente si ese embarazo fuera el resultado de la violación. Además, la ley es la ley.

Por supuesto, podemos argumentar hasta que llegue el día del juicio final, ninguna intención religiosa aquí por favor, sobre la legitimidad del matrimonio homosexual. El hecho de que los seres humanos han estado practicando relaciones de mismo-sexo desde nuestra historia más temprana no parece llevar a legitimar legalmente esa relación. Que el amor, y no necesariamente el sexo, impulse la parte del mismo sexo de la definición de esos matrimonios no parece hacer una diferencia a sus oponentes. La mayoría de los matrimonios del mismo sexo que he conocido en mi vida, y no soy gay ni tengo prejuicio sobre el asunto, muestran amor y respeto entre ellos y están tratando de vivir bajo las mismas reglas que mi esposa y yo hacemos en nuestra relación. Si algunas iglesias quieren mantenerse alejadas de las ceremonias matrimoniales del mismo sexo, y otras no, eso está bien conmigo. Esa sería la mejor manera de separar la iglesia del estado.  Además, la ley es la ley.

Pero no quiero agotar la lista de casos. Sólo quería citar algunos como introducción a estos nuevos puntos. De lo que quiero hablar hoy es de la última polémica que rodea al arrodillarse de los atletas mientras se toca el himno nacional. Aquí no tenemos un caso de una creencia religiosa que se está probando. Estamos hablando de expresar nuestra diferente opinión política durante el sonido de las melodías unificadoras de nuestro himno nacional. Me parece claro que los derechos humanos no se dejan en las puertas de los estadios o coliseos. Cuando nos sentamos a ver los juegos, lo hacemos en las gradas o en los palcos porque pagamos un precio de entrada diferente y favorecemos a un equipo de nuestra elección.

Arrodillarnos para expresar nuestra decepción con las políticas fuera de las arenas es mezclar en el juego la idea de justicia que tiene un jugador, no importa lo justo que sea. Ello abre las puertas para apoyar nuestro placer o descontento por el uso de vestimentas religiosas, y eso no es separación de la Iglesia y el Estado en mi libro. Cuando yo compro mi boleto, no lo hago como contribución política. Levántese, compañero, y deje la rodilla para su iglesia. Además, es la ley… o debía serlo.

Y ese es mi punto de vista hoy.   


   

 



Website Builder